Beneficios de la fermentación Cómo puede ayudarte el yogur

La digestión de lactosa del yogur: los secretos de la lactasa

digestion-lactosa

La lactosa presente en el yogur se digiere mejor que otras fuentes lácteas de lactosa porque las bacterias inherentes en el yogur favorecen su digestión.

Un yogur con cantidades suficientes (108 bacterias/mL) de S. thermophilus y L. bulgaricus (como es el caso de la mayoría de yogures comerciales) es muy bien tolerado por las personas que digieren mal la lactosa, dado que es comparable efectivamente a tomar suplementos de enzimas con los alimentos lácteos.

La lactasa bacteriana sobrevive en las condiciones ácidas del estómago, pues aparentemente está físicamente protegida dentro de las células bacterianas y es propiciada por la capacidad amortiguadora del yogur. El aumento del pH a medida que el yogur penetra en el intestino delgado, y un tránsito gastrointestinal más lento, permite que la lactasa bacteriana sea activa, digiriendo la lactosa del yogur lo suficientemente bien como para prevenir los síntomas en las personas con intolerancia a la lactosa.

En comparación con los yogures sin sabores, los yogures con sabor parecen presentar en cierta medida una menor actividad de la lactasa, aunque siguen siendo bien tolerados.

Fuentes:

Savaiano DA. Am J Clin Nutr 2014 ; 99(5) : 1251S-1255S.